Bienvenido a mi página Weblog
Personas ajenas a la administración del Blog enlazan pornografía al sitio, esperamos se pueda hacer algo al respecto por parte de Blogger o Google. Gracias , Dios les Bendiga por ello.

Bienvenido a OR.Ser Judío no es pertenecer a una religión, es una misma forma de vida ante Di- y ante los demás...¡.La religión Islàmica domina la vida cotidiana. Ellos no hacen división entre lo secular y lo sagrado. La Ley Divina, la Shari´a, debe tomarse muy en serio.".. Somos una fuente de información con formato y estilo diferente.
 WebCrawler Search
Enter city or US Zip

,

La instrumentalización del Islam como arma política( proceso histórico)

El incendio de la Mezquita de Al-Aqsa, certificado de nacimiento del islamismo político.
El incendio de la Mezquita de Al-Aqsa dos años después de la derrota árabe de junio de 1967, en un clima exacerbado por un ambiente de catástrofes y humillación, fue el detonador del resurgimiento del sentimiento religioso en el espacio árabe musulmán con la consecuencia inevitable de la marginación progresiva del nacionalismo árabe, punta de lanza de la reivindicación independentista del período postcolonial que siguió a la II Guerra Mundial (1939-1945).
La incineración de la de la Cúpula de la Mezquita el 21 de agosto de 1969, se percibió de golpe como el preludio de una judaización rampante del sector árabe de la Ciudad Santa de Jerusalén. Puso en ebullición al mundo árabe y musulmán y favoreció su unión simbólica dando origen a la puesta en marcha de la primera cumbre islámica contemporánea, el 1 de septiembre de 1969 en Rabat, patrocinada por los monarcas árabes pro estadounidenses Faysal de Arabia y Hassan II de Marruecos, respaldados para la ocasión por el Sha de Irán, Reza Pahlevi, y Pakistán, el mayor estado islámico después de Indonesia y una de las grandes potencias militares de Asia.
A este respecto, el incendio del tercer santuario del islam aparece retrospectivamente como el certificado de nacimiento del islamismo político, una fecha fundadora de la historia de la esfera árabe musulmana que se ha convertido, a lo largo del tiempo, en uno de los mayores desafíos de la historia contemporánea.
Al principio el islamismo pudo ser un arma absoluta de doble dirección con el fin, por una parte, de marginar el nacionalismo árabe después de neutralizarlo, así como a su jefe carismático Gamal Abdel Nasser, desestabilizado por la derrota de 1967; y por otra parte serviría de palanca en el combate contra el comunismo, al amparo de la lucha contra el ateísmo, en plena guerra fría soviético-estadounidense.
Pero treinta y ocho años después de su puesta en marcha con motivo del incendio de Al-Aqsa, cuya conmemoración se celebra el 21 de agosto ante una indiferencia casi general que raya en el olvido, el islamismo político, es decir, la instrumentalización de la religión musulmana como arma de guerra contra los enemigos de Estados Unidos y las petromonarquías del Golfo, a juzgar por el balance, parece haberse vuelto contra sus promotores como en un magistral efecto de bumerán.
Israel, potencia ocupante, se apresuró a imputar la responsabilidad de ese acto sacrílego a un iluminado, el australiano de confesión judía Michael Rosen, diagnosticado como perturbado mental. El mismo diagnóstico se utilizó 24 años más tarde contra otro iluminado, Baruch Goldstein, militante integrista judío autor de un tiroteo contra la mezquita de Hebrón en 1994, que causó varias decenas de víctimas. Parece que la demencia es un argumento conveniente para eximirse de cualquier responsabilidad y prescindir de todo cuestionamiento de la propia política.
El hombre, Michael Rosen, una vez perpetrado su crimen cayó en el olvido, pero las consecuencias de su acto se hacen sentir todavía hoy confirmando no sólo el papel detonador de Jerusalén, como demostró la provocación de Ariel Sharon en la Explanada de las Mezquitas en septiembre de 2000 que desencadenó la segunda Intifada palestina, sino también la preponderancia que ha adquirido la agrupación islámica en la radicalización del conflicto árabe-israelí.
El Foro islámico de Rabat, que agrupaba entonces 35 países que se han convertido después en 55, desemboca en un cambio semántico que encubre una verdadera convulsión geoestratégica. La consigna del orden de la unidad árabe, motor de la reivindicación nacionalista durante un cuarto de siglo, cedió el paso a la solidaridad islámica; y en el ámbito político Nasser, que sucumbirá un año más tarde de una crisis cardíaca, cede la superioridad al encargado de los Lugares santos del Islam, el rey Faysal de Arabia Saudí.
Al amparo de la solidaridad islámica se opera un cambio. El centro de gravedad del mundo árabe se desplaza hacia el Golfo: de las repúblicas pro soviéticas a las petromonarquías pro estadounidenses, de las zonas de penuria contestatarias del Mediterráneo a las zonas de prosperidad letárgica del Golfo desértico, acentuando las separaciones y la rivalidad entre las dos vertientes del mundo árabe desde entonces diluido en un conjunto más extenso firmemente encuadrado, ante Israel, por el islam asiático, superior numéricamente a los musulmanes árabes y constituido por las potencias militares regionales musulmanas no árabes (Pakistán, Turquía e Irán). El nombramiento de un asiático, Tunku Abdul Rahman, ex Primer Ministro de Malasia, en el puesto de primer Secretario General de la Conferencia Islámica ratifica esta evolución.
Mientras en América Latina Estados Unidos combatía con firmeza al clero que postulaba la Teología de la Liberación y le acusaba de infectar al cristianismo de marxismo, en el escenario de Oriente Próximo vuelve la espalda con determinación a la estrategia adoptada en el continente sudamericano. Sin miedo a la contradicción patrocinó la potenciación de la monarquía wahabí, que representa la tendencia más rigurosa del islam suní, “la interpretación más pobre que nunca había conocido la historia teológica y doctrinal del islam”, según la expresión del catedrático franco-tunecino Abdel Wahhab Meddeb, profesor de Literatura comparada Islam-Europa en la Universidad París X-Nanterre (1)
Mientras 277 miembros religiosos o laicos que reclamaban la Teología de Liberación caían bajo las balas de los militares latinoamericanos dirigidos por instructores estadounidenses -haciendo del martirologio cristiano en América Latina uno de los más abultados de la época contemporánea-, Washington propulsaba sobre la escena diplomática internacional a uno de los regímenes más totalitarios del mundo al amparo de la lucha contra el totalitarismo (2).
Bajo la capa del ecumenismo y la solidaridad religiosa, el Foro islámico constituía en realidad una estructura política de obediencia estrictamente estadounidense. Así la India, el mayor país musulmán con trescientos millones de fieles, casi tantos como todos los países árabes juntos, sería vetado por su neutralidad igual que, por el comunismo, lo fue la Unión Soviética, en la que la población de las repúblicas musulmanas de Asia central sobrepasa ampliamente la de muchos países árabes, así como China que incluso no fue reconocida en la época por EEUU.
En cambio todos los antiguos miembros del CENTO (Organización del Tratado Central) que agrupaba a los grandes países musulmanes no árabes (Pakistán, Irán, Turquía) estaban omnipresentes, especialmente Turquía, oficialmente laica pero que servía de escudo en el flanco oriental de la OTAN y que llevó la sumisión hasta el punto de negar que Argelia estaba librando una guerra de independencia contra Francia y votar en ese sentido en la ONU.
Concluido en 1955 en Bagdad, en la época feudo británico, el Pacto de Bagdad o Pacto del CENTO, que aseguraba la unión militar entre la OTAN (el frente atlántico) y la OTASE (Organización del Tratado del Sudeste Asiático), se neutralizó durante la destitución de la monarquía iraquí en 1958. El Foro islámico lo reactivó indirectamente con el impulso de todos sus antiguos miembros y la marginación progresiva de los representantes del nacionalismo árabe.
Irán imperial, gendarme del Golfo y principal proveedor energético de Israel; Pakistán, cuyos pilotos garantizaban la protección del espacio aéreo saudí e Indonesia, cuyo presidente Ahmad Suharto acababa de ahogar a cerca de un millón de comunistas en el baño de sangre de una terrible represión, asistían a Turquía en su función de guardián de los intereses occidentales en el foro islámico.
En esa estructura el orden petrolero estadounidense, se pensaba entonces, podría reinar sin divisiones ni grandes problemas, permitiendo a EEUU reconciliar los intereses contradictorios que desembocarían, un cuarto de siglo más tarde, en un choque frontal: el suministro energético barato de las petromonarquías que ejercían al mismo tiempo la función de principales guardianes de Israel, el mayor enemigo de los árabes. Tres acontecimientos –el destronamiento del sah de Irán en 1979, el asalto el mismo año al santuario de la Meca por opositores saudíes y el espectacular asesinato televisado del presidente egipcio Anuar El-Sadat el 6 de octubre de 1981, resonaron como disparos de advertencia, reactivando y amplificando el combate islamista, sin por ello disipar la euforia saudí estadounidense (3).
Tras la cumbre islámica y el primer shock petrolero que siguió a la guerra de octubre de 1973, un extraordinario período de expansión político religiosa verá florecer en toda Europa Occidental y en los demás continentes, a menudo con el consentimiento de los países de acogida, las mezquitas de rito wahabí; ese período culminó con la tercera guerra israelo-árabe “la guerra del Ramadán” y la guerra de Afganistán (1980-1990).
En aquella época era de buen tono que cada país europeo tuviera su “islamista”. Sesenta dirigentes islamistas residían entonces en Europa Occidental, de los cuales catorce tenían el estatus de “refugiados políticos”, en particular Talaat Fouad Kassem (Dinamarca), antiguo conjurado de la conspiración contra Sadat por la que se le condenó a siete años de prisión y que después fue promovido a portavoz del movimiento islamista en Europa.
Este hombre tuvo que poner en sordina las actividades de su oficina de Copenhague tras el atentado contra Mubarak en 1995, igual que Aymane Al-Zawahri, mano derecha de Osama Bin Laden, que residía en la época en Suiza en calidad de “comendador de los creyentes de las agrupaciones islamistas de Europa”, así como sus dos colaboradores más próximos, Hani Al-Sibai (Noruega) y Adel Abdel Majid (Gran Bretaña).
En esa época Londres era la capital mundial del islam contestatario, puesto que contaba entre sus huéspedes con los principales opositores islamistas, como el tunecino Rachid Ghannouchi, el sudanés Moubarak Fadel Al-Mahdi, el pakistaní Attaf Hussein, jefe del partido de oposición Muhajir Qawmi Movement (MQM) y el argelino Kamar Eddine Katbane, vicepresidente del comité del FIS (Frente Islámico de Salvación).
Desde su participación en la invasión estadounidense de Iraq en 2003 el Reino Unido, especialmente Londres, ha sido golpeado, a su vez, por un atentado que ocasionó 50 muertes el 7 de julio de 2005, día de la inauguración de la Cumbre del G8 en su territorio e inmediatamente después de la decisión del Comité Olímpico Internacional de asignarle la organización de los Juegos Olímpicos de 2012.
Se pone en marcha un proselitismo en todos los sentidos. Es la época en la que despega la Liga del Mundo Islámico y en la que Arabia Saudí, para romper la superioridad egipcia en los asuntos árabes, propulsa “el Consejo de Cooperación del Golfo”, especie de “sindicato de defensa de los intereses de los emires petroleros pro estadounidenses del Golfo”, según la expresión de la oposición antimonárquica de la época. Se excluirán de esta instancia tanto Iraq como Irán a pesar de ser importantes países petroleros y por añadidura ribereños de la vía marítima. Si el Consejo de Cooperación del Golfo se convierte en el instrumento de la diplomacia regional de Arabia, la Liga del Mundo islámico será el referente por excelencia de las comunidades musulmanas de la diáspora.
La Liga, asentada en la Meca, dirigida estatutariamente por un saudí, controladora de la formación de los imanes y predicadores, de la asignación de las becas de estudios y del desarrollo de los instrumentos de comunicación de orientación pedagógica (difusión del Corán y documentos audiovisuales), supervisaba también la misión del “Consejo Superior de las Mezquitas” que le está afiliado y cuya tarea exclusiva es la promoción de los centros de culto en el mundo.
En Europa la Liga dispondrá de representación en la mayoría de las metrópolis (Londres, Bruselas, Roma, Ginebra, Viena, Copenhague, Lisboa y Madrid). La introducción de las poblaciones musulmanas se hará de manera estratégica por la multiplicación de los centros culturales y religiosos e instituciones especializadas.
Arabia Saudí distribuirá a sus principales instituciones entre las grandes capitales europeas con el fin de implicar al mayor número de los países de la Unión en su política de sensibilización islámica y prevenir cualquier vacío institucional que aprovechase a sus rivales.
Si el Consejo Continental de las Mezquitas de Europa eligió Bruselas como sede, la Academia Europea de Jurisprudencia Islámica se basó en Londres. Estas dos instituciones fueron duplicadas en una organización internacional World Assembly of Muslim Youth cuya vocación era hacer de contrapunto a la organización correspondiente de los Hermanos Musulmanes, la The International Islamic Fédération of students Organization.
La existencia de la Liga del Mundo Islámico traducía entonces la preocupación constante de los dirigentes wahabíes de asegurar la supervisión de la gestión del ámbito espiritual del mundo musulmán. Verdadera estructura de diplomacia paralela, la Liga Islámica fue la precursora y matriz de la Organización de la Conferencia Islámica, la vasta alianza de una cincuentena de países que representa a cerca de mil millones de personas y se ha convertido en uno de los foros más importantes del mundo no occidental. En la época no era cuestión de “peligro islamista” o “choques de civilizaciones”, sino de alianza contra el ateísmo antitotalitario sobre el fondo del reciclaje de petrodólares.
Para responder a la demanda, en plena Yihad Afgana, Arabia asignó una subvención anual de alrededor de 750.000 dólares a la Universidad islámica de Islamabad dirigida entonces por un rector de su devoción que le permitía supervisar la producción de la jurisprudencia islámica de esta institución, la cual constituía junto con el Centro Islámico de Lahore (Pakistán), una de las más fértiles fuentes de jurisprudencia del mundo musulmán, muy por delante de la Universidad egipcia de Al Azhar. Incluso, en 1984, el reino se dotó con una imprenta especial “el complejo del Rey Fahd para la impresión del Libro Sagrado”, que publicaba anualmente ocho millones de ejemplares en las principales lenguas de la esfera musulmana (francés, inglés, árabe, español, hausa, urdu, turco) y llegó a ser el principal abastecedor del Libro Santo en el mundo. En total, durante la década de 1980, Arabia publicó 53 millones de ejemplares del Corán de los que ofreció gratuitamente 36 millones a fieles de 78 países con motivo del Ramadán. Se ofrecieron 26 millones de ejemplares a los fieles de los países de Asia, 5 millones para África, 1 millón para Europa igual que para Australia y América y el resto a los peregrinos con motivo de la peregrinación a la Meca.
Arabia Saudí, que durante la década de 1980 consagró cerca de 1.000 millones de dólares al mantenimiento de los lugares de culto, cuenta con 30.000 mezquitas y 90 Universidades y facultades teológicas, récord mundial absoluto con relación a la densidad de la población. Durante la misma década el Rey Fahd también procedió al agrandamiento de los lugares situados en el recinto del perímetro sagrado de los Lugares santos del Islam decuplicando su superficie y capacidad de recepción, hasta de 730.000 fieles para La Meca y 650.000 para Medina, mientras que simultáneamente aplicaba sus esfuerzos a la enseñanza religiosa con ayuda de las dos grandes universidades islámicas del reino: la Universidad del imán Mohamad Ben Saoud de Riad, que se encargó de la formación de 23.000 estudiantes de una cuarentena de nacionalidades, y la Universidad Oum Al Qorah en La Meca (16.000 estudiantes de 47 nacionalidades), que se convirtieron en otros tantos afanosos propagadores de la concepción saudí del islam en la comunidad de los países musulmanes (4).
Ciertamente la utilización de Arabia Saudí, el mayor propietario de las reservas energéticas del mundo, del arma del petróleo para apoyar a los egipcios y los sirios en su lucha para la reconquista de sus territorios ocupados por Israel en 1967, colocó a Faysal en la cresta de la popularidad y propulsó a la monarquía wahabí, gracias al maná petrolero, al papel de referente espiritual y económico del mundo árabe musulmán.
También es cierto que en Afganistán la alianza saudí-estadounidense en la guerra contra la URSS, por combatientes islamistas interpuestos (1980-1989), precipitó la caída del imperio soviético y la implosión del bloque comunista originando una profunda convulsión del reparto planetario a favor de los dos grandes dogmas de la diplomacia estadounidense, la unilateralidad y el libre acceso a los recursos energéticos.
Pero a excepción de estos dos hechos de armas, treinta y ocho años después del lanzamiento del islamismo político, el balance, no obstante, parece globalmente calamitoso para sus promotores, como si la dinámica iniciada por los saudíes y estadounidenses hubiera escapado de sus tutores dándose la vuelta contra los comanditarios en un clásico ejercicio de aprendiz de brujo.
Ciertamente Arabia Saudí y sus aliados monárquicos sacaron provecho, al menos indirectamente, de la neutralización de Líbano y Argelia, las dos plataformas territoriales de los movimientos de liberación del tercer mundo en los años 1960-70, que implosionaron en sendas guerras civiles en el último cuarto del siglo XX, el primero en el Machreq (1975-1990) y el segundo en el Magreb (1990). Pero el triunfo de Faysal y sus aliados fue de corta duración. El monarca wahabí no sobrevivió mucho tiempo a su rival egipcio. Cinco años después de Nasser, el rey Faysal caía bajo el fuego de uno de sus sobrinos en marzo de 1975, por un acto de venganza proveniente de la gran tradición de la vendetta de las sociedades de clan (5).
Su colega iraní el Sah de Irán perdió su trono cuatro años más tarde, en 1979, sustituido por islamistas de una nueva especie que instauraron, bajo la batuta de su jefe espiritual el Ayatolá Ruhollah Jomeini, una “república islámica”, primer estado abiertamente teocrático del mundo y, por añadidura, resueltamente antiestadounidense. Su compadre egipcio, Anuar El-Sadat, que representaba a Egipto como vicepresidente de Nasser en la primera cumbre islámica de Rabat, cayó dos años más tarde bajo las balas de los islamistas egipcios durante un atentado altamente difundido, el día aniversario de la destrucción de la línea defensiva israelí en el Canal de Suez, “la línea Bar Lev”.
En cuanto a Marruecos, largamente afligido por las consecuencias desastrosas del calamitoso reinado de Hassan II, es desde entonces el principal foco de exportación de voluntarios islamistas con destino a la Europa Occidental y el mayor abastecedor de droga también hacia este destino, del orden de 12.000 millones de dólares al año (6).
Afganistán liberado, uno tras otro, del yugo comunista y del oscurantismo de los wahabíes afganos, los talibanes, se convierte en el puesto de mando virtual de la mayor organización clandestina islamista transnacional con ramificaciones planetarias, Al Qaeda, dirigida simbólicamente por un antiguo protegido de los saudíes y estadounidenses, su intermediario con los talibanes, Osama Bin Laden, que coexiste con el poder pro estadounidense ejercido por Hamid Karzai sobre una porción mínima del territorio.
Iraq, punta de lanza de la guerra contra Irán y su revolución islámica, se transformó en el principal escenario del enfrentamiento entre islamistas y estadounidenses, el principal campo de batalla contra la hegemonía militar de EEUU. Sadam Husein, su presidente de entonces, el aliado soterrado de los estadounidenses y saudíes en la guerra contra el expansionismo iraní, despedido por sus antiguos patrones, fue colgado en una ceremonia odiosamente macabra, último paso de una mascarada de proceso que ha mancillado para mucho tiempo la justicia de EEUU y la Justicia internacional.
Líbano, destinado a convertirse en el cementerio del movimiento nacional palestino con motivo de la invasión israelí de Beirut en junio de 1982, rompió el mito de la invencibilidad del ejército israelí, lo que dio lugar al nacimiento de la principal organización religiosa político-militar libanesa, Hezbolá, punta de lanza de la lucha contra Israel.
Obligado a retirarse de Líbano frente a la resistencia de este movimiento chií libanés, Israel sufre de lleno el azote, con 960 víctimas en cuatro años, de la Intifada (2000-2004) y las repercusiones del resplandor islamista cuya potenciación había favorecido con el fin de ganarse a Yasser Arafat, el jefe histórico del movimiento nacional palestino. Un revés reiterado en 2006 con la guerra emprendida contra Líbano en la que, por primera vez en la historia del conflicto israeloárabe, se han bombardeado poblaciones israelíes del norte de Israel, especialmente Haifa. Arabia Saudí, por fin, profundamente desestabilizada por atentados mortíferos periódicos y por la revelación de numerosas complicidades en los círculos del poder monárquico, se plantea a partir de ahora la cuestión de la perpetuidad de la dinastía wahabí.
Estados Unidos doblemente victorioso tanto en Afganistán (2001) como en Iraq (2003), pero moralmente desacreditado por sus abusos y las mentiras sobre los objetivos de la guerra de Iraq, es objeto de un odio casi general en el mundo árabe musulmán, expuesto a una guerrilla permanente y sangrienta que suscita, incluso entre los aliados occidentales, una sospecha en cuanto a la eficacia de la política de la primera potencia planetaria. Sobre las ruinas del colonialismo francés e inglés Estados Unidos apoyó las independencias de Marruecos y Argelia a raíz de la aventura de Suez, en 1956, y fue acogido como un héroe por los pueblos árabes pero, menospreciando las lecciones de la historia, fundó su hegemonía en la connivencia con las fuerzas árabes más conservadoras y en alianzas contra natura con los mayores enemigos del mundo árabe dilapidando su capital de simpatía por una política errática ilustrada por la lucha implacable que mantuvo contra el nacionalismo árabe que renacía, haciéndole así la cama al integrismo islámico.
Una diplomacia de las cañoneras y la negación de las aspiraciones profundas de los pueblos autóctonos en la más pura tradición colonial europea, acabó originando una réplica, materializada en el uso del arma del terrorismo, en una lucha desigual que llegó al paroxismo con una cultura de la muerte con objetivos tanto en Nueva York como en Washington, en Israel y Palestina como en Riad, Kabul, Ankara, Casablanca, Madrid, Londres, Faluya, Nayaf o, en todo caso, una desarticulación del adversario si no es posible su destrucción.
La geoestrategia tectónica impulsada por los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra EEUU y la conspiración frontal que siguió contra Afganistán e Iraq, los dos principales centros de percusión de la estrategia regional del eje saudí-estadounidense en la esfera árabe musulmana, constituyeron el acta fundacional de una nueva forma de subversión transnacional antioccidente, así como el acta de la ruptura con el antiguo orden árabe.
El “martes negro” estadounidense, la implosión de bombas humanas volantes contra los símbolos económicos y militares de la superpotencia, el Pentágono en Washington y las torres gemelas del World Trade Center de New York, modificó radicalmente las formas de la lucha político militar.
Esa primera irrupción brutal, en tiempo de paz en el territorio de un estado occidental, de crímenes masivos indiferentes a la calidad sociopolítica de las víctimas, constituye la primera ilustración, a escala planetaria, de las guerras asimétricas de la era postcomunista (7).
Pero esa estrategia catártica entre antiguos socios esenciales de la época de la guerra fría soviético estadounidense –los islamistas de la esfera de influencia saudí antisoviética y su padrino estadounidense- reveló sobre todo la gangrena de la instrumentalización abusiva de la religión como arma de lucha política a la vez que ponía al descubierto la ceguera política de EEUU, la vulnerabilidad del espacio nacional estadounidense, la impericia de los dirigentes árabes, la vacuidad intelectual de sus elites y la inutilidad del enlucido de las fachadas de los agrietados edificios del sistema político árabe como ha venido funcionando desde la independencia de los países árabes tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).
Estados Unidos, embarrancado en Afganistán e Iraq, debería pensar en reformarse, modificar su concepción del mundo y su enfoque de las relaciones internacionales, en paralelo a las reformas que recomienda al mundo árabe. A la vista del balance de la estrategia saudí-estadounidense, la reforma no podrá ser de dirección única. Esa podría ser la mayor enseñanza de una diplomacia poco coherente ejercida durante los últimos treinta y ocho años, tan perjudicial para EEUU como para los otros pueblos que antaño se consideraron sus amigos.
Notas:
(1) “La période la plus noire de l’histoire des Arabes” por Abdel Wahhab Meddeb, en el nº272 “l’Histoire”: “Les Arabes de la Mecque aux Banlieues de l’Islam”.
(2) El martirologio cristiano en América Latina de 1966 a 1992 asciende a cuatro obispos, 85 sacerdotes, 19 religiosas católicas, 10 religiosos no sacerdotes, 9 pastores y 150 laicos miembros del movimiento católico y cooperantes extranjeros asesinados por motivos políticos; además redujo al silencio a varios teólogos, especialmente a Hans Kung (Suiza) y al sacerdote brasileño franciscano Leonardo Boff, Guerre froide et Eglise catholique en Amérique Latine, Editions du Cerf 1999-Charles Antoine.
(3) Un miembro de la hermandad saudí de Al-Ikhwane, Jouneib Al-Oteiba, soportó un asedio de 18 días en el sótano y los pisos superiores del santuario de la Meca antes de ser expulsado por el GIGN, las tropas de elite de la gendarmería francesa, en una intervención que marcaría la primera presencia cristiana en este importante Lugar santo del Islam y que fue considerada una profanación por los islamistas rigurosos.
(4) Declaración de Mohamad Ben Abdel Rahman Ben Salman, viceministro saudí de bienes religiosos en la primera guerra contra Iraq, en la revista saudí Al-Majallah, N° 593, del 19-25 de junio de 1991.
(5) El rey Faysal fue asesinado por Fahd Ben Massaede, hermano de un príncipe a quien mató la policía saudí diez años antes, en 1965, en una manifestación contra la puesta en marcha del sistema audiovisual en el reino.
(6) Informe del Drug Enforcement Administración (DEA) de 2002 citado en Comment la France a perdu l’Afrique, Antoine Glaser y Stephen Smith, ed. Calmann-Lévy, mayo 2005, París.
(7) Laurent Bonelli, investigador de Ciencias Políticas en la Universidad París X-Nanterre, en Le Monde Diplomatique nº de abril 2005 “Quand les services de renseignement construisent un nouvel ennemi”.
Original en francés:
http://renenaba.blog.fr/2007/10/14/p3136299#more3136299
René Naba es un periodista francés de origen libanés antiguo responsable del mundo arabo-musulmán en el servicio diplomático de la Agencia France Presse y ex consejero del Director General de RMC/Moyen-Orient, encargado de la información. Es autor de las siguientes obras: Il était une fois la dépêche d’agence, Editions l’Armoise, 2007; Aux origines de la tragédie arabe, Éditions Bachari 2006. Du bougnoule au sauvageon, voyage dans l’imaginaire français, L’Harmattan 2002. Rafic Hariri, un homme d’affaires, Premier ministre, L’ Harmattan 2000. Guerre des ondes, guerre de religion, la bataille hertzienne dans le ciel méditerranéen, L’Harmattan 1998.





René Nabarenenaba.blog.frTraducido por Caty R.

En el siglo XIX existían otros reinos musulmanes en el Oriente Medio

En el siglo XIX existían otros reinos musulmanes como:

Persia
Dos aspectos eran importantes en Persia: las rutas comerciales y la gran cantidad de pueblos que la habitaban, entre los que se encontraban kurdos, reluches, lures, baktyaris, entre otros. A principios del siglo XIX se impusieron los kadjars que se concentraron en Persia septentrional, desde donde hicieron la guerra a los rusos que buscaban expansión por el Cáucaso y el mas Caspio. Aga-Mohamed, el fundador de la dinastía, fue derrotado por los rusos en 1828, situación que los llevo a buscar protección en Inglaterra, que ya había puesto sus ojos en los puertos del golfo Pérsico.
al igual de lo que sucedió con el Imperio turco, se intento muchas veces la occidentalizacion del Estado, especialmente bajo el reinado de Nasir-al-Din (1848-1896). Pero estas fracasaron debido a la resistencia de los sectores tradicionales, tanto los señores de la tierras como los sectores religiosos. Los conflictos internos favorecieron el ambiente para que los rusos le arrebataran a los persas buena parte de las regiones del Cáucaso hacia 1885.
La misma oportunidad la aprovecho Inglaterra para aumentar sus posesiones en la India hacia las fronteras con Persia. El dominio político ingles estuvo acompañado de un dominio económico, pues tomo posesión de las concesiones mineras y ferroviarias persas.

Afganstán
Durante muchos años estuvo repartido entre mongoles y persas. Los afganos se agrupaban en cinco confederaciones que cubrían todas las tribus. Afganistán se hizo independiente en 1747, cuando Ahmad Kan fundo al dinastía de los durraníes. El país fue gobernado por Dust Muhammad y sus descendientes desde 1838 hasta 1973. el proceso de integración a un poder central fue costoso.
Esta región estaba también bajo la mirada ambiciosa de dos potencias, Inglaterra y Rusia, las cuales consolidaron teóricamente un Afganistán independiente de modo que sobre esta tierra se pudiera ejercitar sus necesidades económicas y políticas. Sin embargo, la resistencia afgano dio lugar a largas guerras con los ingleses, especialmente en 1839 y 1878. el poder y las alianzas de las potencias fue tan grande, que una comisión anglo-rusa, fijo las fronteras afganas entre 1888 y 1893.

Egipto
Había atraído la atención de Europa después de la exploración de Napoleón a finales del siglo XVIII. Entre 1805 y 1849 apareció la figura de Mohamed Alí, quien estableció las bases del Estado moderno consiguiendo prácticamente la autonomía frente al Imperio Turco. Pero la presión francesa e inglesa se hizo cada vez mas fuerte, hasta obtener el derecho a la construcción de ferrocarriles y del canal de Suez.
Las tres regencias

Las tres regencias, Argelia, Túnez y Trípoli. habían sido el resultado de conquistas turcas, de las cuales solamente Marruecos se mantuvo como un sultanato semi-independiente. Estos cuatro países fueron perdiendo los lazos con respecto a Turquía, hasta que se convirtieron solo en Estados tributarios. Su importancia radico en la gran influencia que ejercieron sobre el África sahariana, no solo comercialmente sino también en la expansión del Islam, religión que entro fuertemente al África Negra durante el siglo XIX. La perdida de fuerza política de estos sultanatos o Estados tributarios, fue el resultado de la constante penetración inglesa y francesa.

Organización Social y Cultural en la actividad Árabe




Organización social
En todos los campos de la actividad humana influyo poderosamente el Islam, en la organización política, los califas y posteriormente los sultanes fueron soberanos absolutos, con la plenitud de la autoridad; nombraban a los emires para las provincias y a los cadis para la aplicación de la justicia; la estratificaron social consistía en varios estamentos: los musulmanes o adeptos que ocupaban los altos cargos del estado y el ejercito y eran dueños de las tierras; los conversos, gentes de las provincias convertidos al Islam, poseedores de rebaños, pequeños comerciantes; los infieles cristianos y judíos, que tenían que pagar impuestos y servir a los demás. Los paganos que no profesaban religión monoteísta eran perseguidos.
Organización económica
La economía de subsistencia fue la base, en la agricultura, dada las condiciones del territorio, emplearon el regadío artificial y el cultivo en terrazas; la ganadería de pastoreo de cabras, ovejas y camellos; en la cría de caballos de guerra se tomaron en expertos; explotaron las minas y desarrollaron algunas industrias especialmente en tejido de telas y alfombras; pero la gran actividad árabe fue el comercio, las caravanas de camellos cubrían inmensas distancias por los desiertos de arena y los barcos árabes cruzaban airosos. Los mares Mediterráneo, Rojo, de Omán, Caspio y Aral; las mercancías iban desde Europa hasta el Lejano Oriente y en el sentido inverso.
La cultura Árabe
Los musulmanes no fueron creadores de cultura, en cambio fueron los grandes intermediarios de la divulgación cultural; tomaron los elementos culturales de Egipto, de Grecia de Roma y de Bizancio, los tomaron para si y los transmitieron a otros pueblos. Así por ejemplo, tomaron los elementos matemáticos de los hindúes y los convirtieron en el álgebra y trigonometría, conocieron la astronomía de los caldeos y la hicieron propia; de los griegos copiaron los principios filosóficos y científicos y los acrecentaron en los centros de Bagdad; en las ciencias medicas alcanzaron grandes avances especialmente en la cirugía, derivada de los heridos de guerra, la alquimia y la oftalmología, tal vez por el exceso de luz de los desiertos; de la distante China trajeron a Europa los grandes inventos de la pólvora la brújula, el papel de trapos y la imprenta de madera.
La literatura árabe es la mas imaginativa y sensual, sus grandes cuentos y novelas y su poesía erótica, son famosas; la mas destacada de todas sus obras, fuera del Corán son las Mil y una Noches colección de mil y un cuento que describen hermosamente la vida y costumbres de los musulmanes de la época.

La expansión y Conquista Árabe Siglo VII

La expansión árabe
A la muerte de Mahoma (632) el gobierno civil y religioso fue ejercido por los Califas (sucesores) elegidos entre sus parientes. Los cuatro primeros Califas consolidaron la unificación de las tribus mediante el sometimiento de los beduinos e iniciaron la expansión con la conquista impetuosa de territorios de los imperios Bizantino y Persa.

Las conquistas árabes fueron vertiginosas, en solo 10 años del 632 al 642, conquistaron Siria, Palestina y Egipto del Imperio Bizantino; Irán y Mesopotamia del Imperio Persa; mas tarde del 643 al 732, los ejércitos árabes fanatizados y valientes, como una tromba incontenible, se apoderaron del Norte de África y al mando de Tarik cruzaron el estrecho de Gibraltar e invadieron el reino Visigodo de España; solo fueron detenidos por los Francos en la batalla de Poitiers en 732; al Oriente avanzaron en la misma forma violenta sobre Armenia, Turquestan y Afganistán. En menos de cien años el Islam había dominado territorios tan extenso como el Imperio Romano y ejercido su influencia política y cultural en el mundo conocido.


Etapas del esplendor islámico


Etapa de los Califas.
Los cuatro primeros Califas fueron elegidos entre los pariente de Mahoma, gobernaron del 632 al 661, Abubakr, Omar, Otman y Alí, iniciaron la conquista de los territorios tribales y expandieron su religión en todo el medio oriente. El mas famoso de los Califas fue Omar; el último Alí, yerno de Mahoma, fue asesinado.


Etapa de los Omeya
A la muerte de Alí, asumió el poder Muawiya el Omeya en 661, quien traslado la capital a Damasco en Siria, que se convirtió en una hermosa y culta ciudad; las conquistas de los Omeya sucesores de Muawiya, se extendieron por Turquestan e Irán hasta más allá del mar Caspio. En 750 fue asesinado el último de los Omeya.


Etapa de los Abbasies
Elegido Califa Abbul – Abbas, descendiente de un tío de Mahoma apareció la dinastía de los Abbasies apoyada por los iranios e iraquíes; se traslado la capital a Bagdad, ciudad que se convirtió en metrópoli comercial y centro cultural del Islam. Bajo el gobierno de Harem al- Rachid el imperio Abatida alcanzo el máximo esplendor (768-809). Hacia el siglo X empieza a quebrantarse la unidad: en España se funda el Califato de Córdoba con autonomía política; en Egipto se funda el Califato del Cairo, también independiente y en el Oriente aparecen varios Emiratos o reinos independientes. El poder de los Abatidas se concentra en Bagdad.

Etapa de la decadencia (Siglo XI a XV)
El califato de Córdoba decae ante la continua lucha contra los cristianos y termina con la toma de Granada por los Reyes Católicos. Los turcos Slyúcidas invadieron en olas sucesivas el Califato de Bagdad y aunque se convirtieron al Islam impusieron nuevas formas de gobierno militar; el sultanato o gobierno de los sultanes, jefes más militares que religiosos, la orientación del Imperio cambia radicalmente.

Mahoma llamo a su religión el Islam


Mahoma llamo a su religión el Islam (sometimiento a Dios) y a los creyentes musulmanes (entregados a Dios). Alá, es el Dios único, todopoderoso; Mahoma, su profeta iluminado; la Cava símbolo de la fe; la Meca es la ciudad Santa; las Mezquitas son los lugares de oración; sin imágenes, ni altares; el Imán cita a los fieles a la oración; se deben hacer cinco oraciones o abluciones al día con profundas inclinaciones y mirando a la Meca. Se debe visitar por lo menos una vez en la vida a la ciudad Santa; el Corán es el libro sagrado en donde se contienen todas las reglas teológicas y morales; se reglamenta la vida privada y publica, se establecen los derechos y deberes y se aplica la justicia. Autoriza hasta cuatro esposas y las concubinas que el hombre pueda mantener, prohíbe el uso del vino y los licores, la carne de cerdo y otros animales y la representación en imágenes. Predica la Guerra Santa (jiyad) como obligación que los musulmanes tienen de combatir todas las demás creencias; con la media luna por insignia y sus banderas verdes, la caballería árabe, alfanje en mano, sembró terror entre sus enemigos y fue el instrumento de las conquistas árabes.



Las conquistas árabes y la organización musulmana

La península arábiga
En la zona desértica del Cercano Oriente y de la península arábiga, habitaban tribus nómadas, los beduinos, dedicados a la cría de ovejas y camellos, al comercio de caravanas y al pillaje; las tribus sedentarias, los árabes Vivian en los oasis y en las montañas, en aldeas y pequeñas ciudades, tales como la Meca y Medina.
Piedra negra
Las tribus elegían un jeque quien gobernaba asesorado por el consejos de ancianos; practicaban la poligamia masculina; adoraban sus ídolos propios y la Cava o piedra de Jacob, piedra negra caída del cielo (posiblemente un aerolito).
El “despertar árabe”
Los árabes permanecieron aislados e ignorados hasta el siglo VI, cuando se vieron afectados por la guerra entre los imperios Persa y Bizantino; tomaron partido por unos u otros y entraron en contacto con ambas civilizaciones; este contacto fue definitivo para el “despertar árabe”, la unidad idiomática y la unidad en la fe, fueron las características fundamentales para la integración y cohesión.
Mahoma
Fue el fundador de la religión musulmana, nacido en la Meca (571), pasó su niñez entre caravanas, se caso con jadiya, viuda rica, lo que permitió dedicarse a la meditación y a la predicación.
Alá EL unicó Dios y Mahoma su Profeta. La Cava es santa, la moral personal debe ser estricta; esta predicación despertó la hostilidad de su propia tribu y tuvo que huir a Medina en 622; esta huida se llamo la Hégira y determino la iniciación del calendario islámico; en Medina, Mahoma tuvo éxito en su predicación y se convirtió en jefe militar, político y religioso; con su ejercito sometió a las tribus, destruyo los ídolos, proclamo la Meca como “Ciudad Santa” y logro la Unidad Árabe, la cohesión de todas las tribus en un solo gran pueblo, con un solo idioma, un solo gobierno, y sobre todo, una sola religión, la Musulmana, como única y verdadera.
El Islam
Mahoma llamo a su religión el Islam (sometimiento a Dios) y a los creyentes musulmanes (entregados a Dios). Alá, es el Dios único, todopoderoso; Mahoma, su profeta iluminado; la Cava símbolo de la fe; la Meca es la ciudad Santa; las Mezquitas son los lugares de oración; sin imágenes, ni altares; el Imán cita a los fieles a la oración; se deben hacer cinco oraciones o abluciones al día con profundas inclinaciones y mirando a la Meca. Se debe visitar por lo menos una vez en la vida a la ciudad Santa; el Corán es el libro sagrado en donde se contienen todas las reglas teológicas y morales; se reglamenta la vida privada y publica, se establecen los derechos y deberes y se aplica la justicia. Autoriza hasta cuatro esposas y las concubinas que el hombre pueda mantener, prohíbe el uso del vino y los licores, la carne de cerdo y otros animales y la representación en imágenes.
La Guerra Santa (jiyad)
Predica la Guerra Santa (jiyad) como obligación que los musulmanes tienen de combatir todas las demás creencias; con la media luna por insignia y sus banderas verdes, la caballería árabe, alfanje en mano, sembró terror entre sus enemigos y fue el instrumento de las conquistas árabes.
Las Mezquitas
Las Mezquitas son los lugares de oración; sin imágenes, ni altares; el Imán cita a los fieles a la oración; se deben hacer cinco oraciones o abluciones al día con profundas inclinaciones y mirando a la Meca. Se debe visitar por lo menos una vez en la vida a la ciudad Santa.
El Corán
El Corán es el libro sagrado en donde se contienen todas las reglas teológicas y morales; se reglamenta la vida privada y publica, se establecen los derechos y deberes y se aplica la justicia. Autoriza hasta cuatro esposas y las concubinas que el hombre pueda mantener, prohíbe el uso del vino y los licores, la carne de cerdo y otros animales y la representación en imágenes.

La sociedad antigua egipcia fue teocrátita y organizada









Egipto

Herodoto lo califico como “Un don del Nilo”.

Poblamiento
Encerrado entre el mar y el desierto, corre el rió Nilo formando un valle en donde floreció una de las civilizaciones mas interesantes y misteriosas del antiguo mundo.
Los pueblos que habitaron a lo largo del curso del rió nilo estaban formados por grupos procedentes de diferentes partes. Esta población en su mayoria se concentro en dos zonas denominadas; Alto Egipto y Bajo Egipto. Allí se desarrollaron dos estados independientes.
Después de un tiempo llego a Egipto una nueva ola de inmigrantes del Asia, los semitas, que trajeron con ellos una cultura superior a la que Vivian hasta entonces en Egipto.
Estos inmigrantes se instalaron primeramente en el país del sur, luego se mezclaron con la población del bajo Egipto, hasta no distinguirse ni siquiera en las características físicas que los habían diferenciado. Los conocimientos que trajeron estos grupos en el uso del metal, la elaboración de cerámica, el lenguaje, la política y la religión, se sumaron a la de los pueblos que ya existían en el Valle del Nilo formándose así una de las grandes civilizaciones del mundo antiguo.

Ubicación geográfica
Egipto se encuentra en el noroeste de África. Egipto es un verdadero desierto, sin lluvias y sometido a altas temperaturas. Las tierras fértiles son producidas por el barro que trae el rió Nilo y que es depositado en las orillas. Egipto es casi 10 veces mas largo que ancho. Al norte esta limitado por el Mediterráneo y al este por el mar rojo. Por el sur limita con Sudán y al oeste con Libia.

El rió Nilo que es la vida de los habitantes, impuso al campesino duras tareas; en crecidas tenían que construir diques y canalizar sus aguas; en sequía, regar sus cultivos para obtener su alimento. Arenas, mar y montañas aislaban a Egipto de las otras civilizaciones. La influencia de su rió fue decisiva: la necesidad de regular el curso de sus aguas impulso a los egipcios a estudiar la hidráulica. El rió impulso a estudiar astronomía para determinar la época de crecida. Estudiaron geometría para medir la tierras y parcelar el terreno. El rió abrió las primera rutas comerciales y les sirvió para llevar las piedras con que construyeron las pirámides.



Características del pueblo egipcio

Una de las características que distinguió al pueblo egipcio fue la constante preocupación por el mas allá. Los egipcios fueron más exigentes con la vida de los muertos que con la suya propia.

Todo su esfuerzo lo depositaban construyendo grandes tumbas, ya sean pirámides o hipogeos, para las cuales iban a buscar piedras al precio que fuera y al lugar donde se encontraran.
Los egipcios fueron también agricultores en el valle del Nilo. Sembraron el trigo y la cebada con los que hacia pan y cerveza de su alimentación.
Construían sus casas de caña y barro, domesticaron animales, tejían el lino y algodón-. Trabajaban el cobre y con piedra caliza construían esculturas.



Las misteriosas pirámides
En Egipto se encuentran las grandes pirámides que aun guardan muchos misterios. Estos monumentos eran signos de prosperidad económica y les daban el sentido de perpetuidad a los monarcas. Eran recintos funerarios para la vida de ultratumba. Las mas conocidas por su colosal tamaño son las de Keops, Kefren, Micerino, nombres de los faraones padre, hijo y nieto, que las mandaron construir. Junto a las pirámides se halla el templo solar, dedicado al culto de este astro.






La sociedad egipcia

EL FARAON


EL VISIR

ESCRIBAS
SACERDOTES FUNCIONARIOS

MILITARES ARTESANOS
MERCADERES


LABRADORES CAMPESINOS


ESCLAVOS

La sociedad antigua egipcia fue teocrática y organizada

Organización Socio Política
La sociedad egipcia fue teocrática. La religión era el principio fundamental que regia todos los aspectos de la vida y señalaba las relaciones entre las dinastías clases que componían la sociedad.

El faraón
Era rey y dios al mismo tiempo. Era el único que tenía el mando sobre el ejército. Vivía rodeado de una numerosa corte.


El visir
Era como el primer ministro en quien el faraón delegaba la administración de justicia y la recaudación de impuestos.


Los escribas y funcionarios
Eran ejecutivos. Había civiles, religiosos y militares colaborando cada uno con el visir en su especialidad.




“Se hábil en el discurso de manera, que sin parecerlo seas recto y riguroso...
La palabra es más valiosa que cualquier acción de combate. La mente hábil es invencible. Mientras estés en la tierra se justo. Cuídate de errar en la administración de justicia. Lo importante es que el hombre sobreviva después de la muerte...”.

Fragmento de las instrucciones del rey Merikara.


Los artesanos y campesinos se dedicaban a las tareas industriales y agrícolas.
Con las guerras aparecen los esclavos. No eran considerados como ciudadanos y eran distinguidos con una marca hecha con un hierro candente en la nariz y en las orejas.

Los egipcios eran por naturaleza un pueblo pacifico. No les gustaba la guerra por la guerra sino que por los ataques de otros pueblos tenían que defenderse. El ideal egipcio era llegar a ser escriba del faraón o de algún gran señor, y ningún padre estaba satisfecho hasta que alguno de sus hijos ocupara dicho cargo. Los egipcios eran apegados a la tradición, se mostraban muy humanos. Sin embargo a los pueblos que tomaban como prisioneros los trataban muy duro.


La economía egipcia
Toda la economía del país se basaba en la agricultura. Egipto no conocía todavía ningún sistema monetario. Una parte de los cereales, frutos y ganadería iban a parar por derecho al estado cuyos funcionarios los transportaban a los almacenes reales. Estos impuestos en especie servían para el mantenimiento de la corte y pagar los sueldos a los funcionarios. Otra parte de la producción se dedicaba a la exportación.

Los gastos ocasionados por la construcción de las pirámides y lo que se les pagaba a las personas que participaban en la construcción, debilitaron económicamente al país y al poder. Esto acabo en una guerra civil entre regiones.



La escritura de los egipcios

Los jeroglíficos. Peces, aves, ánforas, copas, barcas, el buey, la lechuza, la serpiente, el águila eran los signos usados para la escritura egipcia. Mas tarde este tipo de escritura fue reemplazado por otro que representaban los sonidos de las letras y llegaron a formar un alfabeto con 24 a 28 signos.
Con el tiempo se inventaron una escritura más simple llamada demótica o popular. Un ejemplo de esta escritura fue hallada en 1799 cerca de Rosetta (bajo Egipto) en una piedra lisa de basalto negro.


La religión egipcia
La vida diaria del egipcio estaba influenciada por profundas ideas religiosas. Para ellos toda la naturaleza reflejaba a dios y estos dioses estaban encarnados en el faraón. Adoraban al Sol a quien llamaban Atón. El era la bondad misma, el padre lleno de amor para todo lo que ha creado. Su amor se extendía hasta los seres más humildes. Atón era el dios de la dulzura y de la paz.


Culto a los muertos

Los egipcios creían en una nueva vida después de la muerte. Por eso ofrecían a sus difuntos presentes diversos y numerosas obras de arte. En su honor gravaban inscripciones y dibujos en alto relieve.

Los egipcios en su deseo de conservar los cuerpos de sus difuntos descubrieron el arte de embalsamar y variar técnicas y nociones médicas.

Detalles generales de Mesopotamia hoy paises árabes

MESOPOTAMIA

Su nombre lo dieron los griegos, significa “Tierra entre ríos”.

En ningún otro lugar del mundo podrían encontrarse juntos: tierra fértil, trigo y cebada silvestre, oveja, cabras, cerdos y caballos salvajes.


Poblamiento

Al valle formado por los ríos Tigres y Eufrates, llegan de una y otra parte los hombres ansiosos de buenas tierras para trabajarlas. Después estos pobladores forman con sus familias ciudades y desarrollan en ellas grandes avances económicos, tecnológicos y culturales que son la base de la civilizaciones posteriores.

Como llegan a estas tierras pobladores de varias partes, deciden dividir la nueva tierra, en dos; una llamada “Tierra de Sumer” y la otra “Tierra de Acad”.

Los sumerios eran pacíficos amantes de la agricultura y la vida organizada. Domesticaron animales y organizaron las primeras ciudades del mundo. Los Acadios habitaron al norte de los sumerios. Mas tarde estos invadieron casi a toda Mesopotamia, unificando en un gran imperio a los sumerios y acadios.



Comunicaciones y Comercio

Estos pueblos desarrollan una agricultura, basada en sistemas de irrigación y drenaje, su eficiencia les garantizo excedentes de producción que le permitieron un activo comercio con otros pueblos. La fertilidad de las tierras y la riqueza que gracias a ellos lograban sus habitantes hacia la zona muy atractiva para los grupos vecinos. Por ello fueron frecuentes las invasiones y fundación de ciudades por acadios, semitas, caucásicos, asirios, caldeos y persas entre otros.




La media luna fértil


Ubicación

Dada su forma de media luna, se ha dado este nombre al que fue un fertilísimo valle, bañado por los ríos Tigris y Eufrates. La región se extiende desde los Tauro y Zagro al norte, hasta el golfo Pérsico al sur.

Mesopotamia se dividió en tres regiones naturales fundamentales:
La alta Mesopotamia o Asiría,
La media o Caldea
La baja o Sumeria

En esta última se dio el mayor esplendor de las grandes civilizaciones. Sin embargo los continuos enfrentamientos de pueblos invasores destruyeron grandes riquezas.


La Revolución Urbana

La agricultura y el comercio intenso, las artes cerámicas y los avances en la construcción de herramientas, además del aumento de la población, hicieron ver como más práctico para todos el vivir en ciudades.

A partir de entonces se considera que “La humanidad” inicio la revolución urbana. Vivir en ciudades es considerado como revolución, pues produjo enormes cambios en las formas de organización social y política, con efectos sobre la economía y la religión.

además de innumerables avances en arquitectura, legislación, técnica militar y demás, aparecieron también nuevos grupos sociales como los militares, los políticos, los nobles, los sacerdotes además de artesanos, esclavos y comerciantes entre otros.

Todas estas formas de vida y organización nunca antes habían sido vistas en la Tierra y desde entonces hasta hoy se han continuado. Es por esto que a tales cambios les llamamos Revolución Urbana.



Las ciudades en Sumeria

los sumerios fueron los primeros creadores de ciudades. Estas tenían ciertas características estaban amuralladas y en el centro se levantaba un templo dedicado al dios de la ciudad. Junto al templo construían una torre alta llamada “Zigurat”. Alrededor de estos edificios se levantaban las casas. Cada ciudad tenía un dios particular, su templo, sus leyes y sus costumbre propias. Eran ciudades- estados.

Las condiciones de vida agrícola en el valle imponían la cooperación y la concentralizacion del trabajo. Para asumir la dirección de la comunidad se desarrollo una clase intelectual que no hacia trabajo manual, sino que se convertía en jefe y cada uno de estos jefes era como un dios para la comunidad. Estos dioses podían ser reducidos por los ejércitos de un dios vecino a la condición de vasallaje, pero no podía ser privado de su reino. Para sus propios súbditos seguía siendo el señor de la ciudad.

“Si alguien toma en arriendo un campo para cultivarlo y no lo hace producir,
y se le prueba que no lo ha trabajado, debe restituir al propietario
una cantidad de trigo igual a la que produjo el campo del vecino

Código de Hammurabi.


Funciones de los dioses

Los dioses dirigían el culto, controlaban la distribución de alimentos, e impartían justicia.

Los sumerios eran ciudadanos que debían obediencia únicamente al divino señor de la ciudad. Como el estado era teocrático es decir era todo un mundo socio- económico que se movia alrededor del templo pues todos los sumerios eran “siervos de dios”.


... ¡Dios esta en su cielo todo anda bien en el mundo...!


eran las expresiones de los sumerios en sus cantos y lamentaciones. Para regular la vida civil y económica se expidieron códigos, como el famoso del rey Hammurabi, en donde se establecían tres clases sociales: los hombre libres, los subalternos y los esclavos.

Se reconocía la personalidad jurídica de la mujer, quien podía poseer patrimonio privado y se estableció el matrimonio por medio de un contrato, que podía disolverse solo en casos extremos como: esterilidad o enfermedad grave de alguno de los esposos.





Principales ciudades en Sumeria

Las más importantes fueron:

Ur, capital sumeria y la patria del patriarca Abraham quien fundo el pueblo de Dios en Canaán. Otras ciudades famosas fueron Uruk, Nippur y Lagash.

En Mesopotamia las ciudades estados estaban condicionadas por la influencia religiosa que predomino siempre sobre la población.


La Sociedad Sumeria

La ciudad de Ur es el reflejo de la sociedad Sumeria. Se distinguen diversas clases sociales: el rey que a la vez es sumo sacerdote y mediador entre dios y los ciudadanos; los cortesanos, los artistas, los artesanos, los agricultores y los pastores. Aparecen luego los esclavos que son los prisioneros de las guerras entre las ciudades.


Otros pueblos

Invasores

De arabia llegan los amoritas y de Persia los elamitas que conquistan a Mesopotamia y fundan dos grandes ciudades: Mari y Babilonia.

Mari.
Un ciudad moderna con calles ordenadas en forma de cuadricula y un palacio inmenso con una biblioteca de 21.000 tablitas escritas en sumerio y en acadio. Allí estaban las riquezas culturales de esta civilización.

Babilonia.
Capital del Imperio, la ciudad de mayor esplendor, opulencia y cultura. Un rey de Babilonia, Hammurabi, unifica el imperio y dicta leyes, las más famosas de esa época.


El Pueblo Asirio

Fue un pueblo guerrero de hombres fuertes con armas de hierro que dominaban las técnicas de la guerra. Sus costumbres militares eran de terror. Los vencidos eran torturados, desollados y quemados vivos, desmembrados y con frecuencia sus cabezas amontonadas en macabras pirámides.
Las ciudades eran incendiadas y saqueadas.
Estos pueblos asirios eran de gente rica gracias a los botines de sus conquistas y al comercio con el exterior. Importaban marfil y oro de Egipto para construir sus palacios. Al final, el Imperio Asirio cae y surge en Babilonia un valiente guerrero y gran gobernante Nabucodonosor II quien manda a construir un palacio con jardines colgantes (una de las maravillas del mundo). Así Mesopotamia entre guerras y progresos, continua su historia.

Aportes de Mesopotamia a la humanidad



Aportes de esta civilización a la humanidad


La agricultura.
No solo inventaron el cultivo de los alimentos sino además la mayor parte de los instrumentos de arar.


La industria.
Utilizaron la arcilla, y con ella fabricaron ladrillos y cerámicas. Para unir los ladrillos utilizaron el asfalto. Inventaron tablillas de arcilla para escribir.
El Bronce
Descubrieron la metalurgia del cobre y estaño obteniendo el bronce para fabricar herramientas.


La rueda.
El invento mas revolucionario de los sumerios fue la rueda para los carros de combate.

El comercio

Comprar y vender, además de viajar de ciudad en ciudad, era una de sus ocupaciones más importantes. En este oficio es indispensable poderse comunicar con facilidad y rapidez. Por ello desarrollaron la escritura que es la forma de plasmar las palabras y las ideas.


La arquitectura y la escultura
Con sus esplendidos templos, estatuillas y sellos personales.


La escuela
¡Algo grandioso!

Con el surgimiento de la escritura surge una nueva profesión. El escriba. Para su formación nacieron las escuelas, con planes de estudio y jornadas escolares, así como los castigos: entre ellos el azote.



La literatura
Nacen los poemas del “Diluvio Universal”, “La creación”, “El libro de Job” y muchos que se encuentran en la BIBLIA.

La magia y astronomía.
Descubrieron las constelaciones y los signos del zodiaco.

Las matemáticas.
Como instrumento de la astronomía y la geometría.


Irán y Siria de la media luna fértil

Irán
El país esta formado por una serie de cadenas montañosas que atraviesan la meseta abundan los desiertos y las tierras bajas y pantanosas. El clima es continental árido, sin estaciones intermedias. En el territorio iraní escasean los ríos, pero existen algunos lagos. La población se concentra junta al mar Caspio y al pie de las grandes montañas. Más de dos millones de habitantes son nómadas dedicados al pastoreo. Su lengua oficial es el persa y la religión la musulmana. La agricultura ocupa el 40% de la población activa. Se cultiva: trigo. Cebada. Arroz, remolacha. La industria se mueve en torno al petróleo.


Siria
Esta cubierta de estepas o de desiertos. La religión costera tiene un clima mediterráneo, en cambio la parte inferior del país es seca y con variaciones climáticas, la población esta formada por árabes. La religión principal es el islamismo, pero existen numerosos grupos religiosos.
La ciudad más importante es Damasco, esta ciudad es un antiguo centro industrial comercial y artesanal. Siria es un país agrícola; se cultiva: cereales, legumbres, frutas y algodón. En ganadería abundan los ovinos, caprinos y caballos árabes. Siria experimenta conflictos políticos desde la última guerra mundial.

Las conquistas árabes y la organización musulmana



En la zona desértica del Cercano Oriente y de la península arábiga, habitaban tribus nómadas, los beduinos, dedicados a la cría de ovejas y camellos, al comercio de caravanas y al pillaje; las tribus sedentarias, los árabes Vivian en los oasis y en las montañas, en aldeas y pequeñas ciudades, tales como la Meca y Medina.
Las tribus elegían un jeque quien gobernaba asesorado por el consejos de ancianos; practicaban la poligamia masculina; adoraban sus ídolos propios y la Cava o piedra de Jacob, piedra negra caída del cielo (posiblemente un aerolito).

Los árabes permanecieron aislados e ignorados hasta el siglo VI, cuando se vieron afectados por la guerra entre los imperios Persa y Bizantino; tomaron partido por unos u otros y entraron en contacto con ambas civilizaciones; este contacto fue definitivo para el “despertar árabe”, la unidad idiomática y la unidad en la fe, fueron las características fundamentales para la integración y cohesión.

Mahoma fue el fundador de la religión musulmana, nacido en la Meca (571), pasó su niñez entre caravanas, se caso con jadiya, viuda rica, lo que permitió dedicarse a la meditación y a la predicación.

Alá el unció dios y Mahoma su profeta, todo ídolo debe ser destruido, solo la Cava es santa, la moral personal debe ser estricta; esta predicación despertó la hostilidad de su propia tribu y tuvo que huir a Medina en 622; esta huida se llamo la Hégira y determino la iniciación del calendario islámico; en Medina, Mahoma tuvo éxito en su predicación y se convirtió en jefe militar, político y religioso; con su ejercito sometió a las tribus, destruyo los ídolos, proclamo la Meca como “Ciudad Santa” y logro la Unidad Árabe, la cohesión de todas las tribus en un solo gran pueblo, con un solo idioma, un solo gobierno, y sobre todo, una sola religión, la Musulmana, como única y verdadera.

Irak conforma la llamada Media Luna Fértil




El Oriente Medio

Entre los países que conforman el Oriente Medio se encuentran IRAK, SIRIA e IRAN. Estos países conforman la llamada Media Luna Fértil.


Irak

Este país se extiende por las llanuras del Tigres y del Eufrates. De estos dos ríos solo el Tigres es navegable y se unen por una red de canales. Desembocan en el golfo Pérsico. Su clima es calido y árido.

Sus principales ciudades son:
Bagdad, en las riberas del Tigres, Basora junto al Chatt el Arab, es el principal puerto del país; Mosul y Kirkuk principal centro petrolero del Irak.


Economía Iraqui
Esta fundamentada en el petróleo que es explotado por compañías extranjeras. A pesar de esta riqueza el principal recurso de la población se basa en la agricultura ya que su suelo es rico y fértil, pero su explotación depende esencialmente del riego.
Irak es el primer exportador mundial de dátiles. Cerca de las montañas abundan pastos para el ganado por lo cual sus gentes se dedican al pastoreo.
También se cultiva cebada en el invierno, trigo de abril a mayo, arroz, tabaco, algodón y opio con fines medicinales.



Comunicación y Comercio
El comercio Iraqui se realiza principalmente con Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá y Alemania. Las exportaciones de sus productos se dirigen principalmente hacia el Líbano, China, Kuwait, Arabia Saudita y la India. El principal producto de exportación es el petróleo. Irak posee carreteras pavimentadas y una escasa red ferroviaria.

Religión
Los pueblos de Irak son muy peligrosos. Practican el cristianismo y la religión de Mahoma. Bagdad la capital de Irak edificada sobre el Tigres y primer centro comercial de la Mesopotamia es sede episcopal de la iglesia católica Romana y católica Siria.


Problemas de Irak
Estos pueblos han sufrido a través de su historia continuas guerras por grupos de gentes de diferentes partes que se quieren adueñar de su territorio; les llama la atención para conquistarlo su riqueza petrolera y sus tierras fértiles. Entre 1980 y 1988 estuvo en guerra con Irán, provocaba por la posesión de ciertas islas en la desembocadura del Chatt al- Arab. Luego de un millón de muertos y miles de millones de dólares, ambos gobiernos decidieron firmar la paz.









Más visto

Or es la ventana por la cual Roberto Fonseca Murillo da a conocer tanto la Historia antigua como la Geografía del Oriente Medio Bíblico

Loading...
Hamas

Bienvenidos a OR Luz para El Entendimiento.Como Dios es Luz.Recuerde que en los últimos tiempos muchos perderán la capacidad de racionalizar y afectividad. Prepárese para esperar las cosas más asombrosas


hola,Dios Alah Jehová Yahve panga en ti Paz Bienvenido a Or QUMRÁN :"La Historia es una sola que se entré tejé con la económia,cultura,creencias y política"

Enlaces para ampliar su visión de la Región del Oriente Medio y el musulmán

Información de países del oriente medio


Mapa Climàtico mundial

Guerra Irak estadísticas

Noticias Àrabes

TV; Àrabe

Gaza

Turismo por Dudai

Israel

Visite India

La Jihab

Grupos Armados

Hamas

Fateh

Conflicto Irak
Religious Political Blogs - BlogCatalog Blog Directory

Visitas periodo



¡ Gracias.....!Salir del sitio.

.

.
Bendición.....!Volver inicio